Aprende a ser claro

A muchos de nosotros nos ha pasado que nos resulta bastante complejo ser claros y concisos. Nos cuesta pedir lo que queremos y decir lo que pensamos. Olvidamos que la esencia de la comunicación es darnos a entender, comprender un tema y tomar decisiones.

De alguna manera olvidamos que la comunicación es un pilar de toda relación humana. Aprender a hablar con claridad es un eje de vital importancia para poder mantener nuestras relaciones interpersonales saludables, en las que sea posible llegar a acuerdos y entender el punto de vista del otro/a más allá de nuestras diferencias.

Si vemos esto en el plano de relación de pareja, hablar claro se convierte en una prioridad, aunque nos de miedo, para que el amor se mantenga sano. Esto requiere práctica, así que empieza lo antes posible, vas a ver que en menos de nada los dos van a estar hablando en los mismos términos.

La comunicación se complica cuando es transmitida desde posiciones confusas y contradictorias las cuales solo logran crear desconcierto. Por ejemplo, las personas que hoy tienen una posición y mañana tienen otra, solamente porque sus emociones cambian, o hay personas que toman una decisión y luego de hablar con distintas personas cambian de opinión en cada idea que se les propone sin lograr encontrar su propio punto de vista.

¿Por qué hay que aprender a hablar con claridad? Porque, sea cual sea, la persona con la que nos comunicamos no sabe lo que estamos pensando. La mejor manera de que se entere es dar la información que se necesita para que pueda crear y entender la conversación. Dale nombres, títulos, documentos y ejemplos claros sin dar tantas vueltas a un solo asunto. Aprender a ir al punto.

Decir las cosas con delicadeza puede salir un poco caro, ya que la mitad de lo que dijiste no fue escuchado y la otra mitad de tu conversación fuiste tomado como tímido o manipulativo. Ir directo al centro del asunto que vas a tratar puede resultar un poco incómodo para los dos, tanto para él como para ti, pero esta es la mejor manera de comunicarse tanto en la vida como en los negocios.

No hablar de los temas difíciles y no hacer las preguntas complejas hace que los problemas se agraven y la confianza desaparezca. El tiempo de “tomar el toro por los cuernos” y hablar de aquello que necesitas resolver es ahora.

A continuación, te voy a dejar consejos para aprender a ser más concretas, claras y específicas a la hora de comunicarte con las personas en el trabajo:

1. Si hablas o escribes empieza por lo importante, la capacidad de atención de la gente es cada vez menor debido al consumo de medios sociales que nos ha llevado a volvernos más mecánicos haciendo multitareas que tienen miles de distracciones y notificaciones. Entonces, tienes que capturar la atención de los otros sin perder tiempo, yendo al punto central lo antes posible en todo tipo de espacios, videoconferencias, reuniones, llamadas, pero sobre todo en correos.

2. Se demasiado claro con las tres coordenadas de oro, QUÉ (es lo que hay que hacer), QUIEN (tiene que hacerlo) y CUANDO (se tiene que hacer). Siempre tenlas en cuenta, igualmente con las fechas, siempre dilas claramente (plazos de entrega, fechas límite, etc.)

3. Pide las cosas ya, no esperes al último momento si tú tienes 1.000 cosas pendientes, los demás tienen 1.001 así que, si tienes que pedir algo, o alguien tiene que hacer algo y puede verse afectado tu calendario, no te confíes y muévete. Elimina de tu mente esa frase de “hay tiempo de sobra” no, no lo hay, porque los plazos que calcula tu mente son irreales. Ah y no esperes a que te den las cosas… actúa, pídelas.

4. Haz seguimiento especial a temas de suma importancia, tu misión no es ir detrás de las personas recordándoles lo que tienen que hacer y cuando. Pero hay situaciones y proyectos que requieren un extra de atención de tu parte. Recuerda que tú eres el-la líder de tu proyecto así que no temas pedir información, avances, notas al respecto. Como líder tienes la responsabilidad de estar informado en tiempo real.

5. Trata de dejar ir tus miedos, exprésate bien cuando has investigado sobre un tema específico y has formado una opinión clara sobre algo, te hará tener más confianza en lo que hables y así no te preocupas tanto por las opiniones de los demás. Pero al final, habla, se claro/a, incluso si tienes miedo de la reacción del otro. La mayoría de las veces las reacciones reales no son cercanas a las tragedias griegas que nos inventamos en nuestra cabeza.

Si necesitas ayuda para aprender a comunicarte claramente no dudes en contactarnos. https://www.rociolifecoach.com/

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *