¿Te enfureces facilmente con tu pareja o tus hijos? 7 consejos para controlar la ira

Para muchas parejas es normal estar permanentemente discutiendo y es común escuchar frases como, “como me enfurece” o, “no lo/a soporto” o, “es que me saca de casillas” y cuando ya estamos allí estamos llenos de una ira que en muchos casos nos enceguece y llegamos a soñar con salir de la relación.
¿Y entonces qué hacemos?
Primero, es necesario entender que la ira es un estado emocional que varía en intensidad desde una irritación leve hasta llevarte a sentir una furia intensa en la que quieres lastimar a la otra persona, bien sea física o emocionalmente. Y como todas las emociones, está acompañada de efectos psicológicos y biológicos. Por ejemplo, cuando nos enojamos, aumenta nuestra frecuencia cardiaca y presión arterial, lo mismo sucede con nuestro nivel de hormonas, la adrenalina y noradrenalina (hormona del sistema nervioso que aumenta la presión arterial y el ritmo cardiaco).
Cuando sentimos ira o rabia, nos sentimos desesperados y traicionados. Sentimos que algo es más grande que nosotros, nos logra controlar y no podemos hacer nada, nos sentimos impotentes y queremos que el otro sienta un poco o todo lo que estamos sintiendo.
Algunas personas se exaltan más que otras enojandose con mayor facilidad que el promedio. Hay quienes no demuestran su ira gritando, pero son irritables y malhumorados y buscan maneras más sutiles de expresar su molestia. Las personas que se enojan con facilidad no siempre reaccionan de manera agresiva insultando o lanzando cosas, sino que se retraen socialmente, se amargan o se enferman. Las investigaciones han demostrado que la ira juega un papel muy importante en los procesos de inflamación de nuestros órganos. La inflamación es la respuesta fisiológica protectora ante la agresión.
Enojarse puede llegar a ser sano, especialmente porque permite expresar y dejar salir esta emoción, pero tenemos que aprender a hacerlo de manera saludable. La molestia demuestra que somos capaces de reaccionar ante las injusticias, que tenemos la capacidad de defender nuestros derechos, el problema es cuando no podemos controlarlo.
La ira o la agresividad por lo general aparecen en situaciones que percibimos como una amenaza. Por tanto, la ira está basada en sentimientos como el temor, el miedo, la frustración e incluso cansancio.


Cómo controlar la ira con tus hijos
Criar a los hijos es sin duda uno de los mayores retos que nos pone la vida porque de hecho nadie nos prepara para ello, nadie nos explica cómo controlar la ira tanto de nuestros hijos como la de nosotros.
Cuando tengas un ataque de ira nunca debes actuar mientras estás enojado, en un estado así es casi imposible pensar con claridad. Aunque tengas la necesidad de hacerlo para “enseñar a tu hijo una lección”, demuéstrale que es posible controlarse. Es la ira la que te hace pensar de esta manera agresiva y no es una lección lo que le transmitirás sino de seguro un mal momento que no va a olvidar.
No grites ni maltrates a tus hijos y si lo que quieres es educarlos, busca maneras de controlarte. Ve a caminar o a tu carro, respira o con las ventanas cerradas grita todo lo que quieras o ve y encierrate en un cuarto donde nadie te escuche y grita, trata de no usar palabras porque estas solo lograrán hacerte enfadar más, solo grita. Si aprendes a controlar tu ira, además de hacer un favor a tu salud mental, estarás siendo un buen ejemplo para tus hijos. También puedes usar estas 8 técnicas para controlar tu ira con ellos.
1. Establece límites antes de enfadarte del todo.
2. Piensa por qué tu hijo hace eso, o con qué fin.
3. Cálmate antes de actuar.
4. Sal del lugar.
5. Distingue entre lo prohibido y lo negociable.
6. Recuerda cuando eras niño-a.
7. Controla tus palabras y cualquier tipo de agresión física.
8. Busca el mejor momento para hablar del tema.


Cómo controlar la ira con tu pareja
Cuando te sientes muy enojado pierdes todo control consciente de tus reacciones en el momento y si la ira se apodera de ti puedes llegar a herir a tu pareja. Las discusiones de pareja son normales sin llegar a sobrepasar los límites que cualquier ser humano tiene, sin embargo, hay muchas razones por las que el enojo se puede acumular en ti y provocar que la situación se te salga de control.
Para que ese enojo no afecte o termine con tu relación tienes que ser bastante paciente contigo mismo, puede ser un proceso complejo y necesita mucha fuerza de voluntad e incluso de apoyo emocional y en ese caso sabes que cuentas con nosotros.
Aquí te sugerimos
7 TÉCNICAS PARA CONTROLAR LA IRA CON TU PAREJA
1. Identifica el problema
2. Piensa en posibles soluciones
3. Piensa en cosas positivas
4. Enfría tu mente
5. Date un tiempo para procesar tus pensamientos, piensa en el resultado final que quieres
6. Considera las consecuencias
7. Habla con sinceridad


Si sientes que tu ira está totalmente fuera de control y está afectando tus relaciones personales, laborales o familiares no dudes en contactarme https://www.rociolifecoach.com/

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *