¿Desconfias de tu pareja? En este blog encontrarás algunas pistas para confirmarlo.

La desconfianza suele ser la invitada especial de muchas parejas. Ella habita silenciosa y se disfraza de muchas maneras, desde la agresión hasta el dolor silencioso que se vuelve rencor. La mayoría de las veces tiene que ver con situaciones del pasado o de la infancia que nos han marcado y han afectado nuestra autoestima.


Si quieres saber si estás teniendo problemas reales de desconfianza revisa la siguiente lista:
1. Temor permanente de perder a la pareja
2. Problemas de sueño, especialmente pensando en la pareja
3. Atención puesta permanentemente en la pareja y falta de atención hacia lo personal
4. Cambios de humor e irritabilidad
5. Discusiones frecuentes con la pareja
6. Agotamiento y tensión muscular
7. Dolor de cabeza por tensión
8. Deseo de revisar su teléfono y medios sociales
9. Tendencia al aislamiento
10. Dudas permanentes
11. Creación de historias silenciosas cuando hay cambios en rutinas
12. Consumo de sustancias
13. Propensión a la infidelidad

Algunas de las principales causas de la desconfianza en pareja son las mentiras, los celos o infidelidad en algún momento de la relación. Sin embargo, la mayoría de las veces la raíz del problema es más profunda y como ya mencionamos, tiene que ver con situaciones vividas en la infancia.
Cuando se trata de una infidelidad, que es descubierta, la persona engañada perderá la confianza por completo en su pareja.
La desconfianza está relacionada con el miedo, generado por haber vivido muchas situaciones en las que le fallaron, lo que lleva a perder autoestima.
La desconfianza enceguece a la persona que la padece, no le permite ponerse en los zapatos del otro, le resta la empatía necesaria para comprender las motivaciones o sentimientos de sus semejantes. Simplemente ya es imposible creer en los demás.
Este sentimiento es como una enfermedad silenciosa, muchas veces empieza y ni siquiera logramos percibir. Pero se extiende y se vuelve invasiva muy pronto. La desconfianza es uno de esos factores que, de no abordarse y sanarse a tiempo, logra deteriorar el vínculo y llevarlo a su mínima expresión, destruyendolo y más allá, llevando a la persona a un drenaje de soledad y miedo.
La confianza se aprende, la desconfianza también. No se trata de un sentimiento natural, es como el fruto que nace de la experiencia. Sin importar las experiencias del pasado, es un tema serio que es necesario abordar y resolver para lograr construir un vínculo en el que se sienta la persona cómoda, segura y protegida. Cuando nos involucramos con alguien de manera sentimental, necesitamos sentirnos seguros con esa persona, contar con garantías de que esa relación tiene un futuro estable pero cuando no conseguimos dicha estabilidad emocional, somos presas de la ansiedad.
A medida que la inseguridad y la desconfianza van ganando terreno, el desgaste mental y emocional también empiezan a hacerse mucho mayores, lo que afecta inevitablemente la calidad de vida de las personas afectadas por estos sentimientos negativos.
Pensamientos no deseados que no nos dejan concentrar adecuadamente en nuestras actividades diarias, falta de ganas para hacer nuestras cosas, necesidad de estar comprobando que todo en la relación está bien, son algunas de las maneras en las que la desconfianza daña las relaciones de pareja y la calidad de vida individual de las personas.


CAUSAS DE LA DESCONFIANZA EN PAREJA
1. Infidelidades cuando uno de los dos tuvo un desliz, y aunque la situación parece estar arreglada quedan heridas que no sanan por completo.
2. Inseguridad personal una persona con inseguridades suele pensar que no es merecedora de amor ni de la persona que tiene a su lado.
3. Monotonía la etapa del enamoramiento y la intensidad de la pasión ceden con el tiempo; así, la relación puede caer en la rutina y disminuir el interés por una de las partes.
4. Problemas sexuales si se presentan problemas en esta área es posible que se interprete como falta de deseo.
5. Falta de compromiso tan solo el hecho de que alguno de los dos se muestre como una persona inmadura y muestra poco compromiso en el fortalecimiento de la relación, también puede generar problemas de confianza.
6. Antecedentes de infancia, haber sido traicionado muchas veces durante la infancia hace que se pierda la posibilidad de creer en los demás y esto se repite en cada una de las parejas con las que se vive. Es como si a esta persona se le pasara la cuenta de cobro del pasado.


Una vez se instala la desconfianza en una relación de pareja, no es fácil desaparecerla. Sin embargo, tampoco es imposible, lo que sí exige es mucho trabajo, apoyo profesional, constancia y el deseo de lograrlo. Si tu tranquilidad se está viendo afectada por la desconfianza en tu pareja, quizá es tiempo de consultar a un profesional. https://www.rociolifecoach.com/

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *