¿Estás en una relación abusiva? Cómo identificarla y que hacer en estos casos

¿A cuántas de ustedes les ha sucedido que después de unos meses de estar en su relación de pareja, descubren que la persona con la que están es violenta?

Lo peor es que nuestros miedos nos llevan al segundo paso, que es empezar excusar sus actitudes agresivas, por no querer lastimarlos, porque en ese momento ya sabemos más y más de su historia y quizá nos hemos enterado de que en su infancia sufrieron de abuso y agresividad y por ello justificamos que nos agredan y sean violentos con nosotras ¿Qué les parece esto?

Infortunadamente, este es el inicio de un camino doloroso, no solo para ustedes sino para quienes están a su alrededor, sus hijos, hermanos y familia.

Cuando una persona es violenta, se destapa y se vuelve peligrosa, ante detonantes de factores ambientales externos que le recuerdan su niñez o juventud, en la que seguramente sufrió episodios de desprecio, abuso, malos tratos y hasta en un caso extremo, violación.

Hay varias teorías para comprender el origen de la violencia. El comportamiento agresivo puede ser la reacción ante una amenaza, es la manera que tiene una persona de responder cuando se siente amenazado. Si no tuviéramos esta reacción agresiva, llena de adrenalina, no podríamos responder biológicamente ante un peligro real, así que es necesario y todos tenemos ese comportamiento en nosotros.

Pero se vuelve un problema es cuando convertimos en una amenaza cosas que no lo son, como por ejemplo, que tu pareja no cocine como tú quieres, o que no te guste como conduce el conductor que va delante de ti, o que te revise tu teléfono porque desconfía de ti. Sin embargo, ten cuidado, puedes ser tú la que esté viviendo esta situación.

El comportamiento agresivo es una manera de responder al ambiente, exista una amenaza o no. Mucho de ello viene desde la infancia, pues muchas personas aprenden en su casa que la manera de obedecer es con un grito, una bofetada o un castigo. Ser autoritario tiene muchos beneficios, como obtener una respuesta rápida tanto de tus hijos como de tus empleados, si es que tienen personal a cargo. Pero al final de cuentas todo esto solo genera miedo, resistencia, frustración y con esto solo se impone poder.

Cuando te sometes a este ambiente tenso y de miedo permanente se empieza a deteriorar tu autoestima y empiezas a entrar involuntariamente al espacio de sumisión. Una persona violenta y agresiva convive en una zona de confort con alguien que soporta su desprecio y abuso, como una manera inconsciente de expresar su frustración y dejar salir su ira.

De esta misma manera, las personas que buscan parejas violentas están tan entrenadas al abuso que no imaginan una vida sin él, ya sea porque no tiene más opciones o porque no tienen recursos personales para salir corriendo como desearían. Al final tienen que sanar su pasado para no recaer en relaciones similares.

Algo que tienes que saber, es que cuando muestras una actitud violenta en el marco de una discusión pierdes tu poder y pierdes la razón, aunque la tengas, y si no sabes controlar tu ira te será difícil desenvolverte en el ámbito laboral y también se resentirán tus relaciones personales. En ocasiones no somos conscientes de que nuestra actitud es agresiva hasta que alguien nos advierte al respecto.

Incluso tu salud y la de las personas que te rodean se puede ver afectada por este tipo de comportamientos.

A continuación, te daremos a conocer algunos comportamientos claves para identificar a una persona violenta:

1. Te interrumpe o habla muy fuerte y no te deja hablar.
2. No acepta tu punto de vista y se sobrepone.
3. A menudo sientes que está invadiendo tu espacio personal.
4. La interacción con esa persona, por lo general, te provoca tensión.
5. Te sientes agotado emocionalmente y sin energía después de interactuar con ella.
6. Son impulsivos.
7. Utilizan un lenguaje obsceno.
8. Son posesivos.
9. No saben pedir disculpas, son resentidos.
10. Son discriminatorios.
11. Maltrato psicológico.
12. Cambios constantes de humor.

Ahora bien, ya hablamos de cómo identificar a una persona violenta, te vamos a dejar 7 claves para evitar el patrón agresivo:

1. Guarda la calma y respira profundo.
2. Piensa antes de hablar o de actuar.
3. Trabaja tu empatía.
4. Controla el tono de tu voz, sé asertivo y respetuoso.
5. Piensa qué es necesario decir y qué no.
6. Aprende a liberar la ira de manera moderada.
7. Enfócate.
Busca ayuda para superar aquellas cosas que te llevan a revisitar el dolor de tu pasado. Si eres quien vive como víctima, busca la manera de trabajar en tu autoestima y de salir de esta relación. Recuerda, no puedes cambiar o sanar al otro, pero te puedes salvar a ti.

Recuerda, si estás pasando por una situación como estas o conoces a alguien que lo esté viviendo, no dudes en contactarme a través de https://www.rociolifecoach.com/

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *